martes, 29 de abril de 2008

De racoger basura a MODELO



Si crees en ti, Dios tambien. (Abel Desestress)
Es difícil contar la historia de Daniela Cott sin recurrir a clichés como "diamante en bruto". Es que se trata de una bella modelo de 15 años que hoy vive en el mundo de las vanidades, pero que hace poco tiempo sobrevivía en el de la miseria.

Daniela era parte de ese ejército de argentinos empobrecidos -llamados cartoneros-, que cada noche recorren Buenos Aires en busca de cartón, papel y botellas, que luego reciclan y venden para ganarse la vida.

Este trabajo lo hizo hasta el día en que un cazador de talentos la descubrió mientras revisaba la basura, quedó deslumbrado con sus ojos verdes y su figura estilizada, y le propuso ser modelo.


Conozca la historia de Daniela

"Yo iba a 'cartonear' con mi mamá y mi abuela. A mí no me gustaba trabajar de eso, pero lo tenía que hacer para ayudar a mi familia", cuenta Daniela a BBC Mundo.

"Al principio, cuando me propusieron ser modelo, no creí una sola palabra. Pero al final me convencieron de intentarlo".

En poco tiempo, esta quinceañera que ayudaba a mantener a sus nueve hermanos, dejó las calles y logró abrirse camino en las pasarelas para convertirse en la que muchos consideran la primera modelo "cartonera" de Argentina.


Entre miles

Daniela participó en una competencia de la agencia internacional Elite Model en Buenos Aires y, tras vencer a miles de jóvenes, fue elegida para representar a su país en la final mundial de certamen, del que han salido varias modelos de renombre.


Ahora la agencia me está ayudando a hacer lo que antes no podría: cuidar mi cuerpo, mi cara y mis manos

Daniela Cott
"Mi mamá creía que yo tenía potencial y me apoyo desde el principio. Cuando gané el concurso, fue el mejor momento de mi vida y lo voy a recordar siempre", dice sonriente.

"Ahora la agencia me está ayudando a hacer lo que antes no podría: cuidar mi cuerpo, mi cara y mis manos".

Daniela ya ha aparecido en numerosos programas de televisión y revistas de Argentina y España, y sus compromisos profesionales son cada vez numerosos.

Ella asegura que sus días revisando basura en las calles de Buenos Aires quedaron en el pasado: "Me encanta hacer notas y participar en sesiones de fotos, pero lo que más me gusta es desfilar con vestidos hermosos. No lo cambiaría por nada".


Cambio difícil

Sin embargo, pasar del mundo de los "cartoneros" al de las modelos no ha sido fácil. En muy poco tiempo Daniela debió aprender a caminar por las pasarelas, regresar a la escuela y estudiar inglés.

Pero lo que más le ha costado, dice, son los viajes frecuentes y estar lejos de su familia.


Daniela Cott ha sido calificada de ser una modelo con "potencial".
"Siempre me acompaña alguien porque no me gusta dormir sola. Duermo con alguno de mis hermanos o con mi mamá. Y con 15 años¿", reflexiona.

La agencia que representa a Daniela cree que esta joven tiene un gran futuro en las pasarelas internacionales.

"Para empezar, ella es muy fotogénica y eso es, hoy, lo más importante en el mundo de la moda", explica a BBC Mundo Salvador Jaef, director de Elite Model en Argentina.

"Además, muchas veces hay preferencia por estas jóvenes que salen de familias más humildes porque tienen más hambre de triunfar y más estabilidad emocional ante las exigencias que quizás niñas muy bonitas de clase alta".

Jaef dice que Daniela Cott no sólo ha realizado una enorme transformación personal, sino que además ha logrado lo que muchos creían improbable: unir dos mundos tan opuestos como el de los "cartoneros" y el de la moda.