lunes, 10 de marzo de 2008

Se le alborota el gallinero al gallo CHAVEZ




Podras engañar, podras mentir, podras ocultar, pero jamás podras olvidar. (Abel Desestress)

Los chavistas desafían a Chávez

Hay dirigentes chavistas que se atreven a espetarle al presidente: “Con todo el cariño y el respeto, mi comandante, le pido que también me respete y tenga en cuenta que yo luchaba por la revolución antes de que usted emprendiera el proceso revolucionario”. Ése es el caso del diputado chavista de la Asamblea Luis Tascón, de 39 años. Tascón es tan respetado entre los seguidores de Chávez como impopular para la oposición. Saltó a la fama cuando en febrero de 2004 publicó la lista de unos cuatro millones de personas que habían firmado la petición de la oposición de convocar un referéndum para revocar a Chávez y desalojarlo del poder.

Hoy en día Tascón se ha convertido en un abanderado contra la corrupción. Igual que muchos seguidores de Chávez, Tascón no acusa al presidente, pero sí a la gente de su entorno. Y en concreto a una persona: Diosdado Cabello, militar en la reserva, de 44 años. “Diosdado Cabello ha sido el que colocó ahí al anterior vicepresidente y al actual “, explica Tascón.

Diosdado Cabello aparece como la segunda figura del país después de Chávez”, explica el sociólogo Ignacio Ávalos. “Es gobernador del Estado de Miranda, uno de los más importantes del país, y se dice que ha acumulado una fortuna muy importante. En ciertos sectores radicales lo conocen como el jefe de la derecha endógena. Uno de los pilares del Gobierno es el del desarrollo endógeno, con productos propios. Así que la derecha endógena sería la derecha del chavismo. Diosdado tiene un discurso relativamente moderado. Sólo menciona la palabra socialismo y revolución lo indispensable para ser chavista. Tascón denunció un supuesto caso de corrupción en el que estaría implicado el hermano de Cabello y Chávez salió en su defensa y pidió expulsar a Tascón del partido”.