lunes, 28 de enero de 2008

VIDA EN MARTE, Y EN MIERCOLES Y DEMAS DIAS. CREDULOS INGENUOS TERRICOLAS


WASHINGTON.— “¡Sólo es una roca...!”. Dwayne Brown, el responsable de relaciones públicas de la NASA, intentaba navegar ayer a contracorriente de una ilusión que le ha dado la vuelta a todo el mundo para lanzar un mentís contra la teoría —aún sin comprobar—, de la supuesta existencia de vida en Marte. Pero también para negar, categóricamente, que la imagen que ya es conocida como “La Sirenita de Marte”, sea una foto trucada por los científicos del proyecto Rover Spirit de la NASA.
“He recibido llamadas de todo el mundo. Y a todos les estoy diciendo lo mismo: es una roca a la que el viento marciano ha ido dando una forma caprichosa. Y, contrario a lo que han sugerido algunos medios, el equipo de científicos del proyecto Rover no han hecho un puzzle (rompecabezas) con la imagen para que parezca o tenga una forma humanoide.

“Quiero dejar esto muy en claro porque nuestros científicos, que son muy serios y le han dedicado gran parte de su vida a este proyecto, no desean que su trabajo sea pasto de especulaciones”, comentó Dwayne Brown a EL UNIVERSAL, que en su edición de ayer publicó las imágenes de la ampliación de la fotografía tomada por el Spirit en la superficie marciana, donde se observa una figura de apariencia humana.

“Yo entiendo que Marte sea un planeta intrigante. Desde siempre ha existido la leyenda de seres extraterrestres, naves espaciales y estas historias que han convertido a Marte en terreno fértil para especulaciones o fabulaciones. Pero, en el caso de la figura que hoy circula por internet, sólo podemos decir que se trata de una roca que el viento marciano ha erosionado hasta darle una forma humanoide divertida e intrigante al mismo tiempo…

“Pero, insisto, no es ninguna forma de vida. Seguimos estando solos en el universo”, sentenció para disipar así la ilusión óptica que, en forma de sirena marciana, parecía saludar desde la enrarecida atmósfera marciana a un fascinado y crédulo ejército de terrícolas.